EUCARISTÍA DE FIN DE CURSO

Fin de Curso 2016El 29 de junio de 2016, solemnidad de San Pedro y San Pablo, en que se cumplen 780 años de la Reconquista de Córdoba por Fernando III, el Santo rey de Castilla y León, celebró la Hermandad Universitaria su solemne Eucaristía de fin de curso. Presidió la ceremonia el M. I. Sr. D. Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, Arcediano de la S. I. C. de Córdoba, Rector del Juramento de San Rafael y Consiliario de la Hermandad. Prestó servicio como acólito José Antonio López Aguilar. El acompañamiento musical corrió a cargo del maestro organista de la Catedral, Clemente Mata Ruiz, que interpretó al órgano Pilat del Juramento las siguientes composiciones: Entrada, Praeludium in F (Ioniam) de Jan Pieterszoon Sweelinck; Ofertorio, Praeludium y Fuga en Fa M de Johann Sebastian Bach; Comunión, Les Moissonneurs “Rondo” de François Couperin; Final, Praeludium y Fuga en La m de Johann Sebastian Bach.

Ausente de Córdoba por razones académicas el Hermano Mayor, Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez, ostentó la presidencia de la Hermandad el Vicehermano Mayor, Alberto Villar Movellán. Asistieron a la celebración Manuel Laguna López, Hermano Mayor de la Ilustre Hermandad de San Rafael, y José Ángel Castro, miembro de su Junta de Gobierno.
D. Fernando Cruz-Conde explicó en la homilía cómo Pedro se da cuenta de la divinidad de Cristo tras la pesca milagrosa. A partir de entonces y a pesar de sus vaivenes siempre acabará aceptando su cruz al servicio de la Iglesia naciente, hasta dar su vida en la propia cruz. Lo mismo Pablo combatió su combate hasta la muerte, esta vez por decapitación. Cristo convirtió a Pedro en piedra y jamás abandonará a su Iglesia, a pesar de la prueba de los siglos.

Ha habido papas mártires en la Antigüedad y otros martirizados incruentamente en tiempos más recientes. Papas sometidos al poder civil del Imperio medieval, papas neutralizados en la oprobiosa situación nacida de la Revolución Francesa, donde la Iglesia fue dada por muerta oficialmente. Pio VI al que se le denominó “ciudadano Braschi” fue hecho prisionero por Napoleón y deportado a Francia, pereciendo en el exilio. Rechazado incluso por el clero adicto a la Revolución, murió perdonando. Su sucesor, Pio VII, fue igualmente llevado a Francia, como un rehén de Napoleón, pero acabaría viendo la libertad de la Iglesia y su vuelta a Roma. Durante el nazismo, Pío XII estuvo a punto de ser depurado por su ayuda a los enemigos del totalitarismo, y sin embargo sobrevivió. Como proclama el Evangelio, las fuerzas del infierno no derrotarán a la Iglesia. Pero el signo del testigo es el sufrimiento, prueba del amor, como el que Cristo manifiesta en la cruz, según representa fielmente la imagen del Cristo de la Universidad.
Lamparero restaurado

En este día tan señalado se colocaron en su lugar los ángeles lampareros del altar mayor, recién restaurados por los hermanos Castillo a costa de una hermana de San Rafael. Tras la finalización de la Eucaristía, los hermanos se despidieron hasta el próximo curso, con excepción de quienes participan en la peregrinación a Toro y Valladolid. En la primera asistirán a la exposición de Las Edades del Hombre y en la segunda cumplimentarán a la Hermandad Universitaria del Santísimo Cristo de la Luz, con motivo de su 75 aniversario fundacional. Laus Deo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INICIO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s