MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS 2011

El día 4 de mayo celebra la diócesis de Turín el día de la Sábana Santa, fiesta instituida por Julio II en 1506, cuando la Síndone estaba en Chambéry. Fue escogido este día por la Hermandad Universitaria para celebrar la Santa Misa de acción de gracias por la feliz estación de penitencia el Jueves de Pasión de 2011, quinta salida penitencial de la corporación, en la que salió por primera vez en procesión el Santo Cristo de la Universidad.

En el altar de Nuestra Señora se elevó el Santo Rostro, copia autenticada de la Sábana Santa, que donaron los peregrinos a la Ostensión de 2010 y que fue bendecido por el Vicario General, Don Fernando Cruz-Conde y Suárez de Tangil, en la Catedral de San Juan Bautista de Turín. Se adornó con sencillez, enmarcando el cuadro con un lienzo blanco, en recuerdo del que sirvió de sagrada mortaja a Cristo; bajo el Santo Rostro, dos ramas trenzadas de laurel, signo de la victoria sobre la muerte, y encima del altar, los cuatro hachones de cera tiniebla que habían alumbrado el paso del Señor.

Acudieron a la celebración numerosos hermanos y peregrinos que acompañaron a la Hermandad a Turín en 2010. Presidió la ceremonia D. Fernando Cruz-Conde, asistiendo como acólito el Secretario de la Hermandad, N. H. Juan Carlos Jiménez Díaz. Con permiso de la Autoridad Eclesiástica se dijo la Santa Misa de la Síndone, con la Epístola correspondiente a la profecía del Varón de Dolores de Isaías (52, 13-53, 5), proclamándose en Evangelio de Marcos (15,42-16,8), que narra el Santo Entierro y la Resurrección de Jesús. Hizo la monición el Vicehermano Mayor, la lectura y el salmo, el Hermano Mayor y la oración de los fieles, N. H. Francisco A. Pastor, Vocal de actividades caritativas y sociales.

En la homilía glosó el celebrante las lecturas, refiriéndose a la profecía de Isaías, el varón despreciable ante el que se oculta el rostro, molido y torturado, como la propia imagen del Cristo de la Universidad, que provoca en muchos ese mismo rechazo, porque estamos prestos al placer, pero rechazamos instintivamente el sufrimiento. Sin embargo Dios trazó un camino diferente para la salvación, que pasa por el sufrimiento y la muerte, sin los cuales no se consigue la vida. Cristo, que se inmoló por nosotros, nos dejó la prueba en su Resurrección, base de nuestra fe. El Evangelio de San Marcos concede en este pasaje el protagonismo a las mujeres. San Juan, que es mucho más personal, narra cómo entró en el sepulcro y encontró los lienzos cuidadosamente plegados, como alegato a favor de que el cuerpo no podía haber sido robad: los lienzos que guardan la imagen misteriosa del Cristo y su sangre.

La Iglesia nunca ha reconocido la autenticidad de la Sábana Santa, pero sucede algo parecido a lo que ocurrió con la Medalla Milagrosa, que nunca se reconocieron las apariciones de la Virgen, porque Santa Catalina Labouré no se ocupó de testificar oficialmente los hechos. Sin embargo, cuando gracias a ella se produjo la conversión del judío Alfonso Tobías Ratisbonne, comenzó a ser considerada de otra manera. Los últimos papas, tanto el Beato Juan Pablo II como Benedicto XVI han venerado personalmente la Sábana Santa: Juan Pablo II dijo que ejercía una fascinación misteriosa y era un espejo del Evangelio, una imagen del hombre que sufre y de la capacidad del hombre para producir dolor.

Para concluir la celebración entonaron los hermanos el himno Regina Coeli y a continuación, en un sencillo acto cargado de afecto, D. Fernando Cruz-Conde recibió la insignia dorada de la Hermandad Universitaria y un cuadro con nuestros Sagrados Titulares, en reconocimiento por lo mucho que ha hecho en favor de la Hermandad. El Hermano Mayor recordó en su breve alocución que su presencia había sido fundamental en la aprobación canónica de la Hermandad, en el curso sobre la Sábana Santa, en la realización de la imagen del Santo Cristo, en su bendición, en la peregrinación a Turín, hace un año, en la primera salida procesional del Santo Cristo y en cuantas celebraciones se ha requerido su asistencia, por lo que en la dedicatoria lo declara la Junta de Gobierno “testigo y padre en los momentos culminantes de la vida de esta Hermandad”. El Vicario General agradeció la distinción con sentidas palabras.

Finalmente Doña Rafaela Vázquez Cañete, participante en la peregrinación de 2010, hizo entrega a la Hermandad de un cuadro con la reproducción de la imagen positiva y negativa de la Síndone, adquirida en Turín, en recuerdo y agradecimiento por la oportunidad de haber podido contemplar el sagrado lienzo en compañía de su esposo, D. Luis Membrilla Marín. Lo recibió el Hermano Mayor, Miguel Rodríguez-Pantoja Márquez, con palabras de agradecimiento, asegurando a la donante que quedará en la Hermandad como memoria permanente de aquella inolvidable peregrinación a la ostensión de la Sábana Santa en mayo de 2010.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INICIO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s