CONFERENCIA DE JUAN MANUEL MIÑARRO

En la Sala Góngora del Real Círculo de la Amistad ha tenido lugar el día 10 de junio de 2010 la segunda de las conferencias del ciclo El Cristo de la Universidad, Hombre de la Síndone, pronunciada por el profesor de la Universidad de Sevilla Juan Manuel Miñarro López, bajo el título “El Cristo de la Universidad y el Hombre de la Síndone”. En un salón abarrotado de público, que hubo que acondicionar para aumentar el aforo, presidió la mesa D. Federico Roca, presidente del Real Círculo de la Amistad, al que acompañaban, junto al conferenciante, el vicehermano mayor, D. Alberto Villar, y el presidente del Centro Español de Sindonología, D. Jorge Manuel Rodríguez Almenar. Ausente el hermano mayor, por razones de la profesión, actuó en su lugar el vicehermano mayor, que agradeció la acogida del Círculo, la presencia del presidente del CES y la extraordinaria dedicación de Juan Manuel Miñarro a la escultura del Santo Cristo, que ha suscitado la admiración no sólo en Córdoba y en Andalucía en general, sino en toda España y buena parte de América.

Juan Manuel Miñarro tomó a continuación la palabra, de la que hizo uso de manera atractiva y rigurosa a la vez, manteniendo en todo momento la atención de los asistentes, a pesar de las casi dos horas de disertación. Comenzó exponiendo cómo el Cristo de la Universidad no era una imagen surgida sin más de la inspiración, sino el resultado de nueve años de trabajo sobre la Sábana Santa. Poco tiene que ver con La Pasión de Mel Gibson, puesto que sus primeras conclusiones son muy anteriores a la película. En efecto, a partir de 2000, se obsesiona con el estudio de la Síndone y se centra en la composición del rostro del Hombre de la Síndone. Extrae las medidas antropométricas y a partir de un cráneo de dimensiones idénticas, va elaborando con metodología forense el modelado en arcilla que da lugar a los bustos policromado y patinado que están en la exposición, de 2001 y 2002.

En una segunda fase emprende la elaboración del mismo rostro, pero torturado, con las lesiones que se aprecian en la Síndone, del que hará tres versiones diferentes. El enriquecimiento progresivo de datos tiene mucho que ver con su incorporación al Equipo de Investigación del Centro Español de Sindonología (EDICES) y, especialmente, con las posibilidades que ofrece el estudio del Santo Sudario de Oviedo. Surge así la versión del Yacente, que, aunque de proporciones reducidas, recoge la hipótesis de la posición en el sepulcro del Hombre de la Síndone y el mapa de lesiones contenido en la Sábana Santa.

Finalmente, en plena madurez de ideas, llega en 2007 el encargo del Cristo de la Universidad. El primer reto era interpretar la postura realista de un crucificado muerto, que es diferente a la que acostumbran a presentar los crucificados en el arte. Se consiguió a partir de los antecedentes de Barbet y Delgado Roig y, sobre todo, gracias a las pruebas con un esqueleto con los huesos unidos por ligamentos semejantes a los naturales. El profesor Miñarro fue relatando pormenorizadamente el proceso de ejecución de la escultura, desde la maqueta y el modelo definitivo en barro hasta el resultado final. Destacó la talla, con la introducción del documento y las piezas dentales en la cabeza; luego, la policromía, con los laboriosos estudios para conseguir las laceraciones producidas por la flagelación y las caídas; y, por fin, la síntesis de los líquidos y emulsiones con los que poder lograr un efecto semejante al de la sangre, de tipo pre y postmortal, incluida la separación del suero y los componentes hemáticos de la llaga del costado.

La última parte de la conferencia estuvo dedicada a la comparación del Cristo de la Universidad con el Hombre de la Síndone, explicando los criterios seguidos para representar las lesiones de los costados, que no aparecen en la Sábana Santa, y la precisión con que se han trasladado las que sí aparecen. El tipo de corona y de clavos, supedáneo, paño de pureza, las erosiones del tobillo izquierdo, debidas a ligaduras, las de las escápulas, por la carga del patibulum, las de las rodillas, producidas por las caídas, etc., fueron detenidamente explicados por el escultor, así como la interpretación del titulus crucis. Un larguísimo aplauso cerró la intervención, seguida de coloquio, en el que Juan Manuel Miñarro, en respuesta a una asistente, declaró que esta imagen, una vez concluida, “le había producido una sensación de vacío, le había dejado hueco, sin fuerzas para emprender otra obra”. Pero la visita a la Síndone de Turín en la reciente Ostensión le ha dado nueva vitalidad y ya ha comenzado su siguiente obra. Para terminar, el vicehermano mayor, en nombre del hermano mayor, le hizo entrega del vídeo de la Bendición y de un recuerdo de la Hermandad.

Previamente a la conferencia, el presidente del CES, acompañado por el escultor y el vicehermano mayor giró visita a San Pedro de Alcántara para conocer la sagrada imagen del Santo Cristo, que le causó una extraordinaria impresión. A continuación, visitaron igualmente la exposición instalada en el Círculo de la Amistad por la Hermandad Universitaria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en INICIO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s